Crónica de la VI Ruta Ontígola de Vespas: Carranque (23/06/2012)

En el 2012 d.C. la Península se encuentra ocupada por el Imperio de los Megascooter , Customs y MAVistas. Pero no toda la Península está ocupada: aún hay una pequeña región, rodeada de campamentos, que se resiste al invasor. Se trata de la aldea de Astérix ¡digo del Vespeatum Scooterum Club! Comienza la aventura…

VI Ruta Ontígola de Vespas

Sabadatum, día 26 del mes de la diosa Juno, 10:30 de la mañana. Las tornas han cambiado y aquella pequeña aldea ha tomado el control de la situación: las huestes del Vespeando Scooterum Club desfilan gloriosas con sus vespacuádrigas rumbo a la victoria, que no es otra, tras múltiples preparativos, que la reconquista de Carranque, en busca de vestigios de Materno que, según aseguran, tuvo que dejar en algún lugar del Palatium, una Vespa con sidecar y, quizás una Lambretta (en este último punto, no se ponen de acuerdo los historiadores). No será tarea fácil ya que un sol de justicia nos contempla y las trampas de los traidores (especialmente las del MAVO), nos acechan pero, con gallardía y arrojo ¡vive Vespaloimperator que lo conseguiremos! El Parque arqueológico de Carranque es uno de los conjuntos monumentales más importantes de la Hispania romana, fechado a finales del siglo IV y posiblemente relacionados con el Emperador Teodosio I el Grande y, hoy, será nuestro.

VI Ruta Ontígola de Vespas

Así y como si de Astérix y Obélix se tratase, en una vuelta a las Galias, los participantes de esta VI Ruta Ontígola de Vespas se fueron dando cita en la Plaza de La Libertorum de Ontigola. Africanum, Pablotorum… ¡hasta Cardielux se acercó a saludar! Pero no todo habría de ser alegrías: ya casi a la hora de la partida, Piritatum apareció con problemas en su vespacuádriga: la falta de gasolina le paraba la moto constantemente ¡menos mal que llevamos coche escoba! Lo único a lamentar es que no pudo completar el viaje a lomos de su percherón, teniendo que ir en el coche (eso sí, mucho más fresquito).

VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas

La montadura de Agustinux también presentaba problemas de carburación: se oían voces que aseguraban que la tenía gorda (la mezcla de la gasolina) pero lo cierto es que nadie quiso investigar más… (por si acaso no era la gasolina). Menos mal que Pablotorum se encargó, con sus conocimientos de druida, de ponerla a punto con una destreza pasmosa.

VI Ruta Ontígola de Vespas

Mientras el resto de nuestras huestes estábamos imbuidos en los preparativos de nuestra próxima gesta, más y más jóvenes guerreros, a lomos de Vespa, se van abriendo paso al futuro. Ellos habrán de ser el báculo de nuestra vejes y sustento de nuestra jubilación.

VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas

Tras la gentileza de la entrega de unas camisetas ¡digo túnicas! Por parte del Alcalde de Ontígola, llega el momento del retrato de familia, previo a nuestra partida cual Ulises y compañía en rumbo a Troya

VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas

Tras una demostración de poderío en las calles de Ontígola con el rugir de nuestros motores de dos tiempos al 3% de aceite, iniciamos nuestra peculiar aventura: un viaje que sólo permitirá el descanso de los aguerridos pilotos una vez llegado a Yuncos ¡Vencer o morir en el intento! Añover de Tajo, Alameda de la Sagra, Pantoja y, por fin Yuncos. Todas, grandes polis que fuimos conquistando a fuerza de kilómetros y calor, y que fueron quedando atrás. Por fin ¡una posada! Un lugar donde despertar la sensibilidad, dar rienda suelta a los sentidos, inmersos en un ambiente bohemio, pacifico, natural, relajado… ¡¡y con Mahou cinco estrellas!!

VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas

Un lugar idílico, sí, si no fuera por el palo de 2,40 eurotums del ala por consumición, ya fuese cerveza, mulsum o zumo de mandrágora. Mientras tanto, algunos integrantes del MAVO comenzaban a desplegarse, entretejiendo con oscuras artes, su estrategia de captación de adeptos. Miguelotum, con una cerveza ¡siempre ha sido presa fácil!

VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas

Mientras descansamos, la motos son custodias por un can Cervero de lujo ¡mini Capitán!

VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas

Tras la dolorosa (intemporal término para designar el crítico momento del pago de viandas), nuestro particular ejército se pone de nuevo en marcha. El sol quema y el aire rezuma aceite: el final de nuestra gesta dista pocos kilómetros, en la lontananza, Cedillo del Condado, El Viso de san Juan y ¡¡Carranque!! Fornidos y no menos amables centuriones de la policía local leales al régimen vespil legalmente instituido, nos reciben a la entrada de esta ilustre Villa.

VI Ruta Ontígola de Vespas

La visita por la localidad se ciñó, en gran medida, a las urbanizaciones. Lo cierto es que hubiera sido más interesante haber pasado por el pueblo pero el buen grado de nuestros acompañantes suplió el peculiar recorrido que, como era de esperar, culminó con la llegada al esperado Parque Arqueológico de Carranque.

VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas

Aún con las bajas a nuestras espaldas (un guerrero nunca deja abandonado a un herido en la batalla), nos dispusimos a coronar nuestra gesta: ¡visitar el Parque, cortesía de la Concejala de Cultura de la provincia de Carranque!

VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas

Lo primero que llama la atención al llegar al lugar es, dentro del árido entorno castellano manchego, el puente que atraviesa el Jarama, sombra de lo que un día tuvo que ser un río caudaloso.

VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas
VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas

Una vez en el parque, el tótum revolútum del grupo fuimos acomodados para ver un vídeo explicativo de los mosaicos y ruinas que a continuación veríamos. El grupo se fue sentando ordenadamente con respecto a su CI (coeficiente intelectual). En la primera fila se pusieron los más aplicados…

VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas

… el MAVO y sus secuaces se tuvieron que quedarse en la portería, fuera del recinto, tras el primer test psicotécnico. Aún así, como muestra de benevolencia de éste, nuestro club, les permitimos ver por el quicio de la puerta el vídeo en cuestión ¡no os lo perdáis!


Vídeo explicativo del Parque

y, por fin, comienza la visita, donde podemos admirar la espectacular colección de mosaicos de la Casa de Materno. Obviamente, se trata de una alusión clara a un modo de organización: las obras llegan a buen término y sobreviven más de 1300 años gracias a la gestión de los señores (léase VSC) y la sumisión de los siervos (MAVO). Cualquier otra cuestión es divagar y trastocar la Historia.

VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas
VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas
VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas
VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas
VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas
VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas
VI Ruta Ontígola de Vespas

Ya, a cielo descubierto, seguimos visitando las magníficas columnas del Palatium, que justificarían por sí mismas la visita al yacimiento.

VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas
VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas

Agustín y Merce aprovechan para conversar con las huestes romanas que claramente nos identifican como iguales.

VI Ruta Ontígola de Vespas

Por su parte, el comandante Garcea ha contactado con los dirigentes de la oposición y, a buen seguro, urde algún malévolo plan…

VI Ruta Ontígola de Vespas

Pero nuestra visita continua. Por si lo contemplado hasta el momento fuera poco, un museo interior descubre los sarcófagos, útiles y herramientas de la época.

VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas

Aleccionados con este repaso a la Historia (donde no faltó de nada: alguno llegó a asegurar que era capaz de hacer los mosaicos en menos tiempo que el empleado en la época de Materno), nos preparamos para el merecido festín, no sin antes realizar un alarde de destreza a la salida del parque: un espléndido “caballito" con una de las Vespas que hizo dar con los huesos de su jinete en el suelo. El tema, afortunadamente, quedó en una anécdota. Llegados a la posada, una vez más, los socios de Vespeando Scooterum Club dieron muestra de la grandeza de su espíritu, sentado a su mesa a algunos infiltrados del MAVO. La comida fue opípara:

VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas
VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas
VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas

Echamos en falta algunos sabrosos jabalíes asados por Abraracúrcix pero tuvimos que admitir que el codillo tampoco era moco de pavo (y, la posadera, tampoco). Mientras tanto, en vanos intentos por engañar a la directiva del Club, el Comandante Garcea y sus esbirros intentaban pasar desapercibidos pero es que, los que tienen cara de culpables, la tiene hasta el final ¿o no?

VI Ruta Ontígola de Vespas

Reagrupado el ejército, preparamos nuestros fieles corceles de chapa rumbo a Esquivias donde sir Ángel había prometido un refrescante bebercio a aquellos que le acompañaran. Ni que decir tiene que acudimos todos en tropel.

VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas

Ahora sí, repostaje (el día acabaría con 120 kilómetros entre pecho y espalda) y rumbo cada uno a su casa, de uno en uno…

VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas

¡o de dos en dos!

VI Ruta Ontígola de Vespas VI Ruta Ontígola de Vespas

Del día queda, además de un buen recuerdo, secuelas para todos aquellos imprudentes que olvidamos usar la crema solar protectora y, para muestra, un botón…

VI Ruta Ontígola de Vespas

Como siempre, gracias a todos los participantes por haber hecho de esta jornada, un día inolvidable. Esperamos contar con vosotros en próximas salidas ¡Ah, y no os perdáis la pérfida réplica del MAVO!


Reportaje cortesía de MAVO TV


Reportaje cortesía de Africanum News